¿Qué tipo de aire acondicionado necesitamos?

Llega el calor y la necesidad de instalar un aire acondicionado en casa o en la oficina es cada vez más apremiante. Pero ¿qué tipo de dispositivo es más apropiado en nuestro caso? ¿Cuál nos puede resultar más útil y, a la vez, eficiente? Son preguntas habituales que surgen ante la gran cantidad de productos existentes en el mercado. Para tomar una decisión con plenas garantías de acertar es importante tener en cuenta antes los siguientes aspectos

Las dimensiones

Conocer las dimensiones de la vivienda, del despacho o de la estancia que queramos acondicionar es básico para elegir dispositivo, ya que de ello deberá depender la potencia de la máquina.  Un aire acondicionado con pocas frigorías será insuficiente para una estancia grande y, si nos pasamos de potencia, estaremos desperdiciando prestaciones.

Lo ideal es realizar un cálculo previo para obtener un valor de referencia. Tan sólo tenemos que multiplicar el largo de la habitación por el ancho y por la altura. De esta manera obtendremos los metros cúbicos de la estancia, que debemos multiplicar por 50 (las frigorías que se calculan necesarias por cada m3). La cifra nos dará la cantidad aproximada de frigorías que necesitamos y nos permitirá elegir un dispositivo en consonancia.

El gas refrigerante R32

Otro aspecto muy importante a tener en cuenta cuando elegimos un sistema de aire acondicionado es el gas refrigerante que utiliza. ¿Qué es el gas refrigerante? Se trata del gas que circula por las tuberías que recorren todo el sistema de aire acondicionado. Las propiedades de este gas hacen posible el intercambio de temperatura o, lo que es lo mismo, la capacidad para refrigerar o producir calor. Es posible que encontremos en el mercado aparatos con buenas prestaciones a precios muy competitivos. En estos casos, nunca está de más preguntar por el tipo de gas que emplea la máquina. Es muy probable que sea R-410A, un refrigerante que, poco a poco, irá siendo sustituido por los requerimientos de la UE debido a su impacto sobre el calentamiento global.

Es muy recomendable invertir en aparatos de aires acondicionados que utilicen el nuevo gas R32, que no tiene impacto sobre el calentamiento global ni sobre el agujero de la capa de ozono. Se prevé que este gas, que ya se encuentra en muchos dispositivo como por ejemplo algunos modelos de la marca Panasonic, sustituya en pocos años a los que se emplean actualmente para aparatos domésticos y comerciales.

La eficiencia energética

Estar a una temperatura fresca y confortable sin que se resienta la factura eléctrica: éste es, probablemente, el objetivo de la mayoría cuando compra e instala un aire acondicionado. Para conseguirlo, es muy importante informarnos bien de las prestaciones antes de adquirir el nuevo dispositivo. Uno de los factores en que debemos fijarnos es en la clasificación energética; es importante tener en cuenta que, desde enero de 2013, la escala va de A+++ a D, de mayor a menor eficiencia energética. La clasificación A+++ la logran los equipos que optimizan mejor el consumo.

También deberemos fijarnos en que nuestro aire acondicionado utilice la tecnología Inverter, un sistema que incorporan la mayoría de máquinas y que consiste en regular el compresor (la máquina que instalamos fuera de casa) para que trabaje a una velocidad constante una vez alcanzada la temperatura. De esta manera, se evitan picos de consumo para arrancar y se mantiene un gasto energético constante.

Otro aspecto a tener en cuenta para conseguir un aire acondicionado eficiente y útil es el gas refrigerante. El nuevo gas R32, por ejemplo, ha demostrado tener una mejor transmisión térmica y ser más eficiente que sus antecesores. Se calcula que proporciona una reducción del 10% en el consumo eléctrico.

Las prestaciones del aire acondicionado

Finalmente, antes de elegir un aparato de aire acondicionado, es importante analizar las prestaciones que más nos convienen. La mayoría incorpora la función de deshumidificador, lo que resulta muy útil si tenemos problemas de humedad. Sin embargo, no todos los aires acondicionados incluyen bomba de calor. Es bueno preguntarnos si necesitamos esta función, así como otras funcionalidades (filtros purificadores de aire, programación de encendido/apagado…). También debemos tener en cuenta si queremos un split (el aparato que se instala dentro de la casa) o un sistema multisplit, ya que son frecuentes los sistemas 2×1 que permiten acondicionar dos estancias con un solo compresor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *