Instalación y mantenimiento del gas R32

El gas R32 es todavía una novedad para muchos instaladores y consumidores en nuestro país. Se trata de un producto refrigerante para aires acondicionados domésticos que cuenta con numerosas ventajas medioambientales y también de eficiencia energética en comparación con los productos que se habían usado más hasta el momento.

En este artículo repasamos los puntos más importantes sobre la instalación y el mantenimiento del gas R32 en nuestros hogares.

 

Herramientas

La instalación de un equipo de aire acondicionado que incorpore gas R32 no debería ser muy diferente a la de otro dispositivo que funcione, por ejemplo, con gas R410-A, el producto más usado hasta ahora.  De esta manera, por ejemplo, los materiales y herramientas necesarios son prácticamente los mismos en ambos casos. Eso sí, hay que tener en cuenta que el manómetro (el instrumento de medición para la presión de fluidos contenidos en recipientes cerrados) y la bomba de vacío sean compatibles con R32. Si tenemos estos dos elementos, el resto de herramientas no variarán.

 

Instalación del Gas R32 – Unidad interior (split)

El proceso de instalación es igualmente muy parecido al que realizaríamos con un dispositivo que funcionara con cualquier otro gas refrigerante. Suponiendo que ya tengamos una instalación previa, el primer paso es tomar las medidas de nuestro split (la unidad interior del aire acondicionado) y trasladarlas a la pared. Una vez hecho esto, debemos cortar los tubos a la medida que necesitemos y soldarlos. Luego sólo quedará fijar el aire acondicionado en el soporte.  

Instalación del Gas R32 – Unidad exterior (compresor)

Para la unidad exterior tampoco varían mucho los pasos a realizar. Hay que tener en cuenta que podemos aprovechar las tuberías de una instalación anterior de R410-A, lo que facilita en gran medida el trabajo. Luego conectaremos los tubos y los apretaremos con una llave inglesa y posteriormente procederemos a hacer el vacío. Este proceso consiste en extraer todo el aire y la humedad de la instalación, evitando así que quede dentro de las tuberías de cobre.

Se trata, por lo tanto de una parte muy importante de la instalación y es igualmente esencial que las herramientas para hacerlo (manómetro y bomba) sean compatibles con R32. Una vez realizado el vacío, debemos esperar un poco para comprobar que no existan fugas; entonces ya sólo nos faltará comprobar que los cables eléctricos estén correctamente conectados y abrir las válvulas de gas y líquido. La aguja del manómetro debe subir y el indicador de presión debe moverse en una escala compatible con R32.  Este refrigerante funciona a una presión diferente a la de otros gases y es, por ejemplo, más elevada que la del R410-A. Si todas las comprobaciones son correctas, el aire acondicionado ya estará listo para funcionar.

Mantenimiento del Gas R32

En lo referente al mantenimiento,  no deberían existir tampoco grandes diferencias con respecto a un aire acondicionado que funcione con cualquier otro producto refrigerante. La principal operación de mantenimiento que debemos realizar (como ya pasaba hasta ahora) es la limpieza periódica del filtro de la unidad interior. Respecto a la periodicidad de esta operación, es difícil hablar de un plazo de tiempo concreto, ya que dependerá del uso que le demos al dispositivo.

 

Por eso, se aconseja retirarlo de vez en cuando y comprobar que no se encuentre obstruido, especialmente si estamos usando el aire de forma habitual. Si es así, sanearlo resulta muy fácil. Tan sólo debemos limpiarlo debajo del grifo con agua y, si lo deseamos, con un jabón neutro o muy suave. Sin embargo, antes de usar jabón es mejor comprobar las instrucciones del fabricante. La limpieza del filtro es una operación importante, ya que si no lo hacemos nuestro aire puede perder potencia térmica.  

Otras actividades de mantenimiento que podemos realizar son, por ejemplo, limpiar la batería de la unidad exterior o el filtro en caso de que nuestro compresor lo tenga. Al ser un dispositivo que se encuentra en la calle es frecuente que se ensucie; por eso, la limpieza con aire o con un cepillo de la batería de intercambio puede ser una excelente manera de mantener un buen funcionamiento y evitar pérdidas de potencia térmica. Además, de esta manera alargaremos la vida de nuestro equipo.

Finalmente, no podemos cerrar el capítulo de mantenimiento de nuestro equipo sin recomendar que se preste atención de vez en cuando a la carga de gas refrigerante. Al tratarse de un circuito cerrado, no deberían existir fugas y la carga debería ser estable. No obstante, si detectamos pérdida de potencia o formación de hielo en el compresor exterior cuando funciona en modo bomba de calor, es posible que exista una fuga. En estos casos, debemos contactar con un profesional, ya que para comprobar que se ha perdido refrigerante necesitaremos herramientas como un manómetro. Cargar producto sin más no suele ser una buena solución, pues si existe un poro o fuga, se volverá a perder. Lo mejor es detectar el punto de pérdida y repararlo antes de añadir refrigerante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *